jueves, 15 de febrero de 2018

PDF Portfolio de Acrobat. Ningún problema

En los últimos días me han enviado documentación embebida en un portfolio de Acrobat. En un principio parece que nada podemos hacer con el portfolio...


pero es simplemente por que evince por defecto abre el PDF mostrando miniaturas, y lo único que hay que hacer es elegir adjuntos, como en la siguiente captura de pantalla y listo. He ocultado los nombres de los ficheros incluidos por que no son de mi autoría, pero se ve claramente como se pueden ir visualizando todos los documentos y extraer copias, imprimir etc...


No veo la necesidad de incluir esta "función" en Acrobat, salvo generar una "dependencia" en el programa y atar a sus usuarios bajo el anillo que los controla a todos. Aun así, no se evita que lo podamos utilizar con otro software (eviten la tentación de instalar Acrobat) ni supone ningún control sobre el malware que puede entrar en los PDF (u otro tipo de ficheros que se pueden incluir en el portfolio). Eso sí, me ha dejado 2 minutos pensando si era posible manejar los documentos, hasta que me he dado cuenta del problema.

Para que veamos el problema de seguridad, en un portfolio se pueden incluir muchos tipos de ficheros (tomado de aquí)
"...you could assemble all the documents for a specific project, including text documents, email messages, spreadsheets, CAD drawings, and PowerPoint presentations. The original files retain their individual identities, but are still part of the PDF Portfolio file. Each component file can be opened, read, edited, and formatted without affecting the other documents in the PDF Portfolio." Es decir, se puede introducir código malicioso en los PDFs, como sabemos, macros en ficheros de Office, etc... Y aun mejor, manipular el portfolio, editar los ficheros internos y devolverlos con todo el malware que se quiera poner en su interior, o como dice la nueva moda, simplemente unos accesos desde los cuales te inyectan el malware. ¡No me gusta este invento!

domingo, 4 de febrero de 2018

Places Status Indicator y los bloqueos del sistema

Tras la instalación limpia del sistema me ha surgido un problema. Al montar o desmontar los dispositivos USB el sistema gráfico saltaba y había que reiniciar la sesión. Esta caída del sistema suponía también la pérdida del trabajo que no se hubiera guardado. Eso sucede en un Fedora 27 con Wayland, pero simultáneamente, en el ordenador que tengo en X11 había una congelación que duraba unos 5-10 segundos, pero el sistema era capaz de recuperarse. Una simple búsqueda en la red hizo aparecer el culpable, la extensión Places Status Indicator.


Al desactivarla, todos los problemas han desaparecido. Sencillo.

Esta extensión ahorraba algún paso, pero no es imprencindible.

lunes, 29 de enero de 2018

Como evitar el rastreo continuo del sistema por parte del mismo sistema

Uno de los problemas que he tenido cada vez que instalo Fedora desde la versión 26 (ver aquí) es el rastreo continuo de los ficheros del sistema por parte de gnome-documents. Recién instalado como explicamos en la entrada anterior, comenzó un zumbido constante de los discos duros y un retraso de varios segundos después de cada comando ejecutado. Al lanzar un top se veía un consumo elevado (como de costumbre, no he realizado una captura de ventana). He revisado muchas veces como bloquear este consumo tan elevado de recursos en el ordenador, y he visto muchos comandos complejos, pero la forma más sencilla es la indicada en Comentario 6 en esta página de revisión de errores:
"Temporary I disabled Documents search documents in:

Settings > Search > Documents"

y listo. A la primera, por lo menos a mi.



jueves, 25 de enero de 2018

Instalación limpia de Fedora 27 y la obligación de tener /boot/efi

Estas últimas semanas me he enfrentado a dos problemas en mis ordenadores de uso habitual. Uno no tiene una solución fácil; simplemente presenta una incompatibilidad de wayland con la tarjeta gráfica nvidia y/o sus drivers; esta situación me obliga a estar usando gnome clásico (X11), para evitar cierres bruscos del sistema gráfico. Es una solución temporal hasta que nouveau presentre una solución o yo cambie de tarjeta.
El segundo problema era algo más difícil de resolver. Llevo actualizando en mi ordenador principal a través de yum y dnf el sistema, Fedora, ya no me acuerdo desde cuando. Eso ha ido generando un acúmulo de errores de configuración, eliminaciones en las actualizaciones de paquetes por problemas de dependencias y acúmulo de librerías de diferentes escritorios que se traducían en conflictos entre las aplicaciones y cuelgues de nautilus y otros navegadores de ficheros. El control de esta situación me obligaba al control desde top de las aplicaciones, uso de killall casi cada pocos minutos, mucho terminal para evitar en lo posible las acciones gráficas, etc...
La situación pedía una instalación limpia, pero el problema es que Fedora 27 exige la presencia de un /boot/efi en el sistema, aunque cuando el ordenador esté en legacy en la BIOS. Hace unas dos semanas hice el primer intento, pero anaconda (aplicación de instalación de las imágenes de Fedora) no daba por buenas las particiones generadas a través de Blivet-GUI (la manera de manejo de discos y particiones en la instalación de Fedora); la primera vez no reconocía una partición inicial de 1GB como adecuada para /boot/efi; en el segundo intento decidió que 6GB eran pocos para la partición swap. Es decir, nunca podía empezar la instalación. Como soluciones estaban, la primera, la preparación del disco en otro equipo o a través de una versión live en DVD o USB. Esto presenta el inconveniente de que si salía mal estaba sin sistema hasta que encontrara la forma de arreglarlo (o que lo arreglara mi amigo hckorootx, que se había ofrecido a hacerlo).
La segunda solución, mucho más sencilla, era poner un disco nuevo, desconectar los magnéticos, instalar de manera automática por Fedora el sistema en el sólido, y luego manipular mediante Blivet-GUI las particiones, destruyendo home y estirando la partición raíz /, sin tocar /boot/efi ni /boot. Esta idea se aceleró con un correo de Amazon con una oferta temporal del disco SanDisk SDSSDA-240G por 69€ (unos 30E menos del precio habitual en esos momentos). Esta segunda idea tenía varias ventajas:
- Si todo falla, volvemos al disco de antes y el sistema sigue; 30 minutos perdidos.
- Disco nuevo, cuatro veces más grande, lo que no es muy importante, pero me permite meter una swap grande (Fedora pide un porcentaje de swap, que en mi caso es casi de 12GB, el 50% de la RAM).
- Abrimos el ordenador y le pasamos la aspiradora (como veremos después).
Después de esta introducción nos ponemos manos a la obra y comenzamos:

1. Desconectar los discos magnéticos


2. Anclar temporalmente el Sandisk en la conexión SATA del disco Intel anterior (con tanto cable no se ve)


3. Instalación directa de Fedora 27 Live desde un USB, curiosamente SanDisk también



4. El resultado en el disco es el siguiente


Como vemos ha generado una partición Sistema EFI de 200MB (/boot/efi), otra de 1GB para /boot y una unidad lógica con el resto del disco, con tres volumenes (50GB para /, 11,8 para swap y 160 GB para /home). La razón de evitar instalar de esa manera automática con los discos magnéticos es que anaconda los tomaría todos como parte de la unidad lógica, perdiendo seguramente el contenido e impidiendo el uso individual de cada disco.

5. Segunda instalación con los 5 discos y eliminación por Blivet-GUI del volumen lógico.


Aquí viene un problema que he encontrado. La unidad lógica no se pudo desactivar por que alguno de sus sectores estaba activo. Supongo que era la swap, que se activa siempre al encender un dispositivo que la contenga, y eso hizo imposible eliminar la unidad lógica. La solución fue conectar el disco antiguo y recurrir a gparted


y manipular como administrador el dispositivo como si fuera un disco externo. Simplemente se destruyó la unidad lógica, se añadió una partición ext4 de 195GB para / y el resto, alrededor de 27GB para swap. Listo.


6. Instalación con todos los discos, indicando a cada partición lo que es.


7. Mejorar la instalación. Lo de siempre; añadir repositorios, instalación de aplicaciones y paquetes necesarios, abrir las teclas mágicas y aumentar el número de ficheros manejados por el sistema para que no se bloquee Dropbox, etc; todo como ya hemos indicado muchas veces.

8. Cambiar las fijaciones entre discos sólidos y poner el nuevo a trabajar y el otro a la jubilación (habrá que encontrarle dedicación en algún portátil).


LISTO. Ya ha vuelto a ser un ordenador estable y con lo necesario.

PD. Y para terminar, pasarle la aspiradora. Dos fotos que indican como estaba por dentro.


PPDD. Sí, las fotos están algo oscuras. Era de noche; por el día hay que trabajar. La juega queda siempre para la noche

miércoles, 10 de enero de 2018

Toners de cortesía y su duración

El que haya leído alguna de mis entradas sobre las impresoras sabrá lo que opino de las impresoras de tinta y su coste. Como resultado de los problemas que generan hace unos meses decidí pasarme a una herramienta básica, barata, de poco mantenimiento y que cubra mis necesidades reales en casa; en resumen, una impresora láser monocromo multifunción sin conexión alguna. Para ser exactos, una Samsung Xpress SL-M2070.


Imprime, copia y escanea, suficiente para mi, y los que tenemos cierta edad sabemos el coste que suponía en otros tiempos tener una impresora con esas características.
Ahora hablemos de los inconvenientes.
El primero que descubrí es que como no presenta ningún tipo de comunicación, salvo el puerto USB, soy incapaz de lograr que el resto de los ordenadores de casa puedan imprimir en ella. La "culpa" es que al estar en mi ordenador, con Fedora y su cortafuegos, no hay manera de que los ordenadores con Windows lleguen a comunicarse. Probablemente el error es mío por no configurar adecuadamente la compartición de la impresora. Todo se soluciona con PDFs preformateados y compartidos por Dropbox.
El segundo es su lentitud al escanear. Como es natural, no existe lo rápido, bonito y barato, así que acepto que lo lógico es que sea lenta (solo al escanear), bonita y barata. Colateralmente, y por la misma razón, el tercer problema es que no escanea en dos caras, pero eso lo sabía antes de comprarla.
Hoy he descubierto el cuarto problema, el tóner de cortesía que trae. Ya está pidiendo sustitución. He mirado las especificaciones, y es —teóricamente— para 500 páginas. Según la administración de impresión —se llega en el navegador poniendo la url del ordenador dentro de la red local y el puerto de la impresora http://193.168.x.x:631— solo ha imprimido 89 páginas. Como consumibles disponibles hay los MLT-D111S —1000 páginas— y MLT-D111L —1800 páginas—; ambos me parecen pequeños y durarán relativamente poco. Como se puede ver se imprime poco (89 páginas en 4 meses), pero los tóners de cortesia tiene muy poca cortesía.

martes, 19 de diciembre de 2017

Cámara nueva - Lumix DMC-TZ100

 
Me he dado un regalo de cumpleaños, Papa Noel y Reyes y me he comprado una cámara nueva. A lo largo de mi vida he tenido varias cámaras. Empecé con una réflex Pentax, sobre el año 1990. No soy profesional de la fotografía, pero en mi trabajo la utilicé mucho (fotos de animales, lesiones, órganos, parásitos...), de tal manera que me acabé comprando una más moderna, de enfoque automático y compatible a los objetivos de la anterior. Sin embargo, en aquel momento me era menos necesaria en el trabajo y más para los viajes de placer. Como experiencia personal las cámaras réflex solo sirven para profesionales de la fotografía; me explico; un viaje turístico con una réflex es una tortura; hay que cargar con un maletín-mochila con objetivos, baterías, carretes (en aquellos momentos) que te retrasa en el viaje, que te hace perder el equilibrio, que tienes que cuidar para evitar caer, no para no dañarte tú, sino para no dañar la cámara etc... Esa situación me llevó a comprar una cámara compacta digital, marca SONY, 5MP, zoom 3x, de 35-105 en equivalencia a 35mm, si no recuerdo mal. Ya no existe y no la echamos de menos, por que no tenía estabilizador, y el resultado en condiciones de luz escasa era muy malo. Por eso me cambié a una Lumix, una TZ3, de la que estaba muy contento; 7MP -más que suficiente-, 10x óptico -28-280 en equivalencia a 35mm-, lentes LEICA y MegaOIS, lo que permitía sacar imágenes con poca luz o en movimiento. Colgada del cinturón me permitía llevar una cámara compacta que con el zoom casi igualaba las características de las réflex que había tenido. La única razón para cambiar a otra era tener GPS. Y salió una así, la TZ-10, con GPS, 12x óptico (25-300), con más gran angular y algo más de tele, vídeos 1080i en estéreo y se puede usar el zoom mientras graba vídeo. Lleva conmigo desde el 2010 y no tenía ninguna razón de cambiar, salvo que saliera al mercado una cámara compacta con receptor profesional de una pulgada. Y ha salido. Es la TZ100; 20,1MP, 10x (9,1-91mm, que son 25-250 equivalentes), lentes LEICA. No me he podido resistir y me la he comprado cuando ha llegado a un precio razonable, por que en su salida al mercado estaba en 700€. La he estado probando y tiene cosas interesantes; graba vídeos 4K, guarda las fotos en formato JPG y RAW simultáneamente. Una de las características más importantes es que permite hacer tomas imágenes panorámicas, la gran ventaja que nos daba el móvil, aunque en este caso no puede guardar formato RAW. Como ejemplo, esta toma desde la entrada de la "Devesa da Rogueira".


Tiene otras opciones que no considero tan importantes, como la capacidad de postenfoque y ráfaga 4K. Como inconvenientes, he perdido teleobjetivo (de 300 a 250), que puede ser compensado con creces con la suma de la mayor calidad de 1 pulgada (frente a 1/3 de las cámaras anteriores) y 20,1 MP, lo que permite extraer más calidad de un recorte que de la foto entera de la cámara anterior. La segunda pérdida es no disponer de GPS. Cuando uno quiere sacar una foto de algo y saber luego exactamente donde está el chip GPS es muy adecuado; sin embargo en mi caso no es imprescindible y muchas veces generaba un retraso para sacar una foto por que la localización de las coordenadas por la cámara era bastante lenta. Finalmente, he tenido que cambiar la tarjeta de almacenaje a una clase U3, para permitir los vídeos 4K y las fotos JPG+RAW; como prueba, 153 fotos y 4 vídeos nunca superiores a 30 segundos han supuesto 4,2GB.
Otra característica de la que dispone la TZ100 es la comunicación por WIFI. Nada puedo decir, por que aun no la he utilizado. El librito de instrucciones —el completo— tiene 406 páginas y aun no he pasado de la 170 y solo la he usado un fin de semana. Seguiremos en ello.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Handbrake en repositorios de Fedora y otras novedades

Kuboosoft ha publicado su repaso habitual sobre qué hacer después de la instalación de Fedora, en este caso para la 27. Como lo mío ha sido una actualización, hay poco que retocar (los repositorios anulados en la actualización, por ejemplo). Sin embargo he descubierto varias cosas nuevas:
1. Un nuevo repositorio con rpms no cubiertas oficialmente - Unitedrpms
2. Handbrake - kuboosoft siempre lo ha puesto como instalable, pero no estaba en los repositorios oficiales, y había que buscar un rpm por alguna página, ya que la versión oficial está para Ubuntu y código fuente. Aun así, no he podido instalarlo, por que hay dependencias irresolubles. Cuando tenga un rato libre, lo intentaré anotando las dependencias e intentaré cubrirlas.


3. Openshot. No lo he utilizado nunca, pero lo tengo en mente para ver que puede hacer.


¡Novedades para probar!

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Setup actual y zona de trabajo

Hace unos días una lectora pidió en una de las entradas los siguiente: "Podrías enseñar tu setup actual! estaría bien ver tu zona de trabajo". Curioso que me lo digan en una entrada de 2013, que coincide con una reparación del equipo en el que estoy escribiendo esta entrada. Y esta situación me trae a la mente que ese ordenador fue comprado en abril de 2012, ya tiene más de 5 años. Que aguante, por que es una buena máquina y aun tiene que durar. La lectora pide el "setup" actual, posiblemente algo como lo que muestra screenfetch.
Estas son las condiciones del ordenador de mi casa:


Para mas características, ver aquí y aquí. Estas las del trabajo (un equipo nuevo que tengo para análisis de datos):


Sin embargo, dice también mi zona de trabajo. Y eso me ha sumergido en una duda, ¿se referirá a como desordeno mis mesas?, como la de mi casa:


o la de trabajo:


Los monitores laterales no son para usar dos pantallas con diferentes áreas de trabajo. Normalmante algunas de las cosas que hago las replico en un RaspBerryPi para comprobar que podría hacer con un equipo menos potente y son los monitores que dedico a dos Rasps 3B.
Como veis, aunque algún ordenador tiene hasta un subwoofer, tienen cascos conectados para evitar la salida del sonido al ambiente y no molestar a los que trabajan alrededor.
¿Algo más que pueda interesar?

lunes, 20 de noviembre de 2017

Wayland: como ejecutar aplicaciones gráficas con permisos de administrador

La actualización a Fedora 27 no ha "solucionado" el problema de la ejecución de aplicaciones gráficas como administrador, como ya hemos visto con gparted. Sin embargo, esta vez ha sido por bleachbit.


Como se afirma en la página de información de los bugs de Fedora, no es un error ("This is not exactly a bug, but an intentional design [...] to make Wayland safer than X"). Esto nos deja tres opciones:

1. Edición de ficheros de configuración: podemos usar nano sin más, pero para los que quieran editores gráficos, por ejemplo gedit, podemos recurrir al protocolo admin:///

gedit admin:///etc/fichero.conf

Este protocolo se puede utilizar en las aplicaciones que utilicen la capa de acceso GTK+ Gvfs.

2. Para aplicaciones que no son nativas de Wayland, podemos sortear el problema ejecutando en un terminal el comando

xhost +si:localuser:root

como usuario (como ya habíamos utilizado para ejecutar gparted); no sirve para las aplicaciones que se lanzan a través de xWayland.

3. Ajo y agua y arrancar en x11.

Debemos esperar para ver como va evolucionando Wayland.


domingo, 19 de noviembre de 2017

Actualización a Fedora 27. Ajustes previos recomendados


 
He actualizado los dos ordenadores principales siguiendo los nuevos comandos que nos permite dnf (upgrading Fedora 26 to 27) y que llevamos usando desde Fedora 25 (ver aquí y aquí). Sin embargo hay que tomar una precaución; recomiendo desactivar las extensiones de gnome antes de empezar (configuración avanzada, extensiones, anularlas con el icono de activar-desactivar), además de hacer una copia de seguridad, por lo que pueda pasar.
 
Luego ya se pueda seguir la guía oficial, que es bien sencilla:
1. su -c 'dnf -y upgrade --refresh'
2. su -c 'dnf install dnf-plugin-system-upgrade' # (En mi caso no hizo falta, por que ya lo tengo instalado)
3. su -c 'dnf system-upgrade download --releasever=27' # (en mi caso hubo que incorporar en los dos ordenadores la opción --allowerasing, ya que había algunos paquetes que no tenían actualización o con dependencias irresolubles).
4. su -c 'dnf system-upgrade reboot'
 
Y listo. En el caso del ordenador de casa no, por que no había anulado las extensiones y tras la aparición del icono de Fedora y haber puesto la palabra del usuario me quedó una pantalla en negro con el puntero del ratón inmóvil riéndose de mi. La solución fue arrancar en gnome clásico (gnome en x11) y desactivar las extensiones. De esta forma el sistema arrancó correctamente y luego he ido añadiendo las extensiones una a una para ver las que pueden generar el conflicto.  
 

Como se puede ver, aun no he intentado recuperar, por que no las necesito, Backgroud logo, User Themes, Windows list (maldito el día quela instalé, que ahora no hay forma de eliminarla) y GTitle. ¿Cuál/es será/n de ellas? Las demás, por una u otra razón las preciso de manera más o menos frecuente (junto a la de Application menu, que no sale  la captura). Bajo estas condiciones el sistema arranca correctamente en Wayland y funciona muy bien.
Este sistema de actualización deja el sistema como lo tenías y no es necesario ningún ajuste posterior como cuando instalamos el sistema en un ordenador nuevo o de manera limpia (véase Fedora: preparación rápida del sistema).
 
En principio había decidido esperar como un mes y medio antes de actualizar, coincidiendo al final de las vacaciones de Navidad, para hacerlo de manera suave y con tiempo para que no interfiriera en el trabajo, pero como de repente lo actualicé en casa, y descubrí la maravilla del nuevo gnome 3.26, Firefox 57 etc..., pues ya lo aplique al del trabajo.
Fedora 27, ¡RECOMENDADO! ¿Por qué? Actualizad y veréis ("He visto cosas que no creeríais...").