martes, 8 de enero de 2013

Instantáneas de la Navidad

Lo prometido es deuda. Estas Navidades, misas aparte, me han supuesto algunas actividades muy interesantes, aunque poco tecnológicas. La primera, podar unos castaños, que estamos en época. Podemos ver el antes


y el después


con los restos de madera cortados,


todo a mano, sin motosierra -véase la sierra en la siguiente sombra- y en una sola tarde.


En segundo lugar, terminar con el más "peque" el puzzle de los Magos de Oriente (previamente hubo que cortar una madera en la medida adecuada para las 1000 piezas).


En tercer lugar, reparar un caballito del que se había roto "accidentalmente" el respaldo.


Además he ido al cine y en mis paseos campestres también he visto el desastroso efecto de una concentración parcelaria sobre los caminos, vegetación y terreno. Prepararé un álbum en Picasa y pondré la dirección cuando lo termine, pero me va a llevar un tiempo, ya que intentaré recuperar fotos antiguas y poner al lado el efecto de la concentración.

Si no llevara el smartphone ni me acordaría del mundo. La pena es que solo duró hasta el 2 de enero, que con el año empezó también el trabajo, y qué bueno que lo hay, aunque sea mucho.




2 comentarios:

  1. Podador, ebanista y Fedorista... ¡Qué más se puede pedir!

    ResponderEliminar
  2. Y crítico ubuntero, con tendencia a troll (record de puntos negativos por ubunbeliebers)

    ResponderEliminar