Aviso de cookies

lunes, 8 de octubre de 2012

Tecnología agropecuaria

A veces tenemos que separarnos de la rutina diaria, y nada mejor que para ello que recurrir a las costumbres milenarias en la "naturaleza". A veces podamos, otras desbrozamos y, en esta ocasión, recogemos castañas. Por si no me cree nadie, las pruebas:
Aquí los castamos, creciendo


Y aquí las castañas (y mis pies, abriendo el erizo)


Lo mejor viene después, cuando las comemos, bien asadas o cocidas. Todavía no hay descarga on-line de castañas con leche.

2 comentarios:

  1. Taza de leche con castañas cocidas... LLeva su trabajo rellenarla pero vale la pena, sin duda (que se lo pregunten a mi padre).

    ResponderEliminar
  2. Si es por el trabajo, las lavas un poco por fuera, si tienen algo de tierra, las cueces sin pelar, con la cáscara entera, para que no le entre agua y luego las partes por la mitad con un cuchillo. En la boca, aprietas con los dedos y concentra el sabor; riquísimas y no le tienes que quitar la cáscara antes de cocer ni quemar los dedos sacando la cubierta interna después. La castaña siempre está a gusto del consumidor; diferentes formas de cocer o asar.

    ResponderEliminar