Aviso de cookies

lunes, 31 de octubre de 2011

Ubuntu 11.10 y gnome Shell. Episodio 2

Como decíamos en una entrada previa, no me es posible utilizar el Shell de gnome e algunos de mis ordenadores, todos aquellos en los que he ACTUALIZADO directamente de 11.04 a 11.10. Como también decíamos, deberíamos instalar de limpio para estar seguros. Y eso he hecho, he actualizado Ubuntu 11.10 AMD64 desde un CD. El resultado al instalar luego el Shell y tratar de usarlo es, como se ve, el mismo.


¿Razones posibles?
Primera, he instalado desde un CD, pero no es una instalación completamente limpia, ya que conservo el mismo home (uso un disco para el sistema y otro distinto para home). La configuración completa de Ubuntu se conserva, y esta es una de las posibles razones.
Segundo, al igual que los otros ordenadores, la tarjeta gráfica es ATI. He instalado los drivers propietarios, pero nada ha cambiado. No suelo tener tarjetas gráficas modernas ni de mucho valos, ya que no juego (salvo a freecell y spider) y mi mayor dedicación en el ordenador es escribir, hacer estadística y navegar por la red.

Posibles experimentos futuros,
- Instalar todo completamente. De hecho, tengo un disco gemelo vacío -me he comprado un montón de discos debido a las inundaciones en Tailandia y la amenaza de subida de precios de los discos duros, si los encontramos- y puedo intentarlo. Lo que pasa es que pasar los discos de un disco a otro me lleva luego una noche completa (1TB, ahora mismo). Si esto no funciona,
- Probar una nVidia. Conservo una, la que me daba tantos problemas de driver en el Ubuntu 10.10.
- Instalarlo en el portatil. El problema es que si funciona, nunca sabremos cuales son los fallos de los demás.
Seguiremos sobre el asunto

miércoles, 26 de octubre de 2011

Ubuntu 11.10. No arranca el sistema gráfico

De los dos equipos con Ubuntu 11.10 que uso regularmente (todos los días), uno de repente dejó de arrancar el sistema gráfico. Es el que llevaba usando 2 días con gnome classic y que se había actualizado perfectamente desde 11.04. Al arrancar, he marcado Unity (reconozco que el gnome classic es muy útil para usuarios que no quieran cambiar, pero a mi ya me va gustando Unity) y aunque se oía el sonido de inicio de Ubuntu, todo queda en una pantalla en violeta sin nada más. Decidí llamar a un entorno en modo texto (Ctrl+Alt+F1) para ver si era posible y tras la identificación he intentado llamar al sistema gráfico manualmente (startx), a ver que pasaba, y he obtenido esta respuesta:

server is running
remove /tmp/.X0-lock

Esto me trajo a la mente el bloqueo de amule (ver aquí) que me trajo de la calle de la amargura mis primeros años de Linux hasta que conocí los bloqueos poltergeist basados en Linux por el sufijo lock.
La solución es tan simple como

sudo rm /tmp/.X0-lock # seguido de un
startx

y listo.
Sencillo. En Linux, la mayor parte de las soluciones nos las ofrece directamente el propio sistema operativo. Ahora solo falta saber cual ha sido la razón de ese bloqueo. Lo más lógico y frecuente podría ser un apagado inesperado (falta de luz, mano temblorosa que se equivoca de tecla...), pero no ha sido el caso, con lo que puede deberse a algún error en el cambio de escritorio entre sesiones o a saber que otra cosa. En la red aun no he encontrado nada similar en el cambio gnome classic-Unity.

lunes, 24 de octubre de 2011

Gnome classic

A falta de gnome Shell, podemos recurrir a gnome classic. Para aquellos a los que no les guste Unity, y prefieran la apariencia anterior, o para aquellos que como yo por alguna razón aun no conocida no puedan  disponer del Shell, nos queda gnome classic, que como su nombre indica es muy "clásico", tal que así:


No está mal. Para algunos (sí, sobre todo tú) que están aun en la 10.04 por que no les gusta el cambio de Unity, existen alternativas, como se puede ver. ¿Qué ventajas tiene el cambio? Pues por ejemplo kernel más moderno y el uso de LibreOffice. Seguiré investigando sobre las causas del "emborronamiento" del Shell, pero por ahora puedo disponer de Unity y gnome classic.
No, aun no he dicho como se llega a él. Igual que al gnome Shell; al iniciar la sesión se puede escoger. Es más, a mi sí me queda por defecto (hay muchos comentarios en la red de como mantener el cambio y no tener que ir a elegir cada arranque) y al arrancar de nuevo sigue en gnome classic.
A pesar de lo que he dicho, personalmente creo que el cambio de escritorio a Unity, Shell u otros tipos va a ser necesario. Solo hay que ver la apariencia de Windows 8 o del uso de las tablets y móviles para comprender que al escritorio clásico le queda poco tiempo, aunque solo sea por moda.

sábado, 22 de octubre de 2011

Avances tecnológicos. Ya no nos queda donde escondernos

El otro día había guardado la dirección de esta noticia, como otras muchas, para luego leerla. En estos momentos, donde el "gran hermano" lo domina todo -otro día podemos discutir quien/quienes es/son el gran hermano-, estamos ya logrando que ni nuestra casa nos permita aislarnos, aunque sea solo un poquito, del gran ojo.
Veamos el vídeo
Muchos dirán que poco de se ve. Pero podemos recordar también la primera cámara digital (1975, véase aquí), que creo que pesaba 55 kilos,


 y en que se ha convertido ahora, por ejemplo


En resumen, ¿qué podrán conseguir en 10 años con este radar antiparedes, a la velocidad en que se mueve hoy la tecnología? Por fin se cumplirán esos anuncios antiguos de gafas que permiten ver debajo de la ropa de la gente o detrás de las paredes. Y esto lleva a mi mente calenturienta a pensar en leyes para el emplomado de las paredes en todos los servicios de señoras. Asimismo me lleva a recordar algunos libros de ciencia ficción; en primer lugar, "El hombre que no existía" (en la edición que yo tuve hace 34 años; ahora lo han reeditado como "Mi nombre es legión"), de Roger Zelazny. En este libro, una persona, justo cuando se estaba a punto de "informatizar" oficialmente toda información de cada persona, decide desaparecer del sistema. Hoy, ni siquiera tienen que hacerlo oficialmente, ya que nos retratamos todos los días ante todo el mundo en la red. De alguna forma oscura, también me ha llevado a Tigre, Tigre, de Alfred Bester (también reeditado como Las estrellas, mi destino); en él se nos describe un mundo condicionado por la posibilidad de teletransporte de las personas. Ese teletransporte, denominado en el libro jaunteo, provoca el colapso de la sociedad, ya que la cultura tradicional desparece. ¿Qué tiene esto que ver con una máquina que permite ver a través de las paredes? Es simplemente un sistema de respuesta defensiva ante estos momentos de tanta "promiscuidad" social que a personas de mi edad o más nos da la sensación de que nos lleva a un colapso cultural y social.
Nos localizan con el GPS de los teléfonos (no tengo por ahora, a propósito), las webcams (las enfoco al techo por que no me fío de nada), las encuestas sobre las viviendas (1 hora y 45 minutos para hacerla -malditas java scripts- y solo me faltó decirles que ropa interior usaba). La red tiene todos nuestros datos, y si no se los damos nosotros (Facebook, G+, twitter...). Para alguien que ha vivido la mitad de su vida sin ordenadores, internet y con solo dos cadenas de televisión en blanco y negro, es difícil aguantar un mundo tan globalizado, tan visual, tan promiscuo.
¿Parece todo algo exagerado? Como ejemplo, un botón. He puesto mi nombre en la red, sin más y he buscado en Google. De las 50 primera páginas que a escogido, 48 son correctas y son sobre mi persona, con una gran cantidad de datos. Habría que hacerse anacoreta en el desierto, pero seguro que hay fibra óptica, conexión vía satélite y reparto de pizzas a domicilio. Este mundo ya no es lo que era, y ni siquiera podemos meter el dedo en la nariz con tranquilidad y sin testigos. Eso no quiere decir que como amante de la tecnología no sea el primero que se compre una cámara "perforaparedes" tamaño bolígrafo Bic cuando las haya. Aun así, viva la intimidad, al menos una parte del día.

viernes, 21 de octubre de 2011

Ubuntu 11.10. Gnome Shell "difuminado"

He instalado gnome Shell en Ubuntu para comparar (no nos olvidemos del famoso, "...busque, compare, y si encuentre alguno mejor..." ÚSELO (permítaseme incluir este off topic que los de cierta edad no podemos olvidar).


Sin embargo me he encontrado que realmente no he podido usar el Shell de gnome. Y no he sido el único, ya que en blogs que explican la instalación del Shell muchos usuarios afirman lo mismo. Para aquellos que no sepan a que nos referimos, pongo alguna muestra:


Podemos fijarnos en el panel superior. Por desgracia la captura de pantalla no me "captura" los menús, en los que solo se intuye una letra de cada 10. Por suerte, se localiza fácilmente el Cerrar sesión y puedo volver a Unity en unos segundos.
¿Cual puede ser la razón?
Me pasa en los dos ordenadores sobre mesa del trabajo. Ambos han sido actualizados, no instalados de limpio; esta podría ser una razón. Cuando tenga tiempo instalaré en limpio el de casa y el portátil, y habrá que ver el resultado.
Ambos los dos ordenadores tienen chips gráficos ATI (Radeon HD 3450 y Radeon HD 4200); esta también podría ser la razón. He intentado cambiar el Driver en uno de ellos, pero me ha dado un error, con lo cual no he podido sacar ninguna conclusión. Si el de casa me da problemas (también tiene una ATI), conservo una nVidia (con los famosos drivers con bug) que podría utilizar para comparar.
En resumen, no he podido probar gnome Shell, AUN, por que siempre nos queda Fedora para probar. Sin embargo, si he podido trabajar sobre Gnome Classic y va perfectamente. Estoy seguro que la mayor parte de la gente agradecería usar el escritorio tradicional al que estamos acostumbrados.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Ubuntu 11.10. Waiting for network connection resuelto

Como había dicho en la última entrada, uno de los ordenadores que he actualizado directamente hasta Ubuntu 11.10 se había comvertido en una pantalla en negro imposible -hasta ahora- de arreglar. Sin embargo, basándome en el mensaje inicial mientras se ve el arranque (primero “Waiting for network configuration”, después “Waiting an additional 60 seconds for network configuration” para terminar con "Booting system without full network configuration”, justo antes de la pantalla negra) he encontrado en la red la solución, sin necesidad de reinstalar nada. Simplemente buscando en Google las palabras "waiting additional network configuration" encontré este mensaje, que me llevó a la solución final. Por lo visto, el problema surge de un cambio que se va a realizar en Debian en un futuro cercano en el Estándar de jerarquía del sistema de archivos (también aquí) o FHS. Estos cambios incluyen un cambio en la localización de los enlaces simbólicos y ficheros variables que se encontraban en el directorio /var y /var/lock a /run y /run/lock. esta variación ya se ha aplicado a Ubuntu 11.10 y que por alguna razón la traslación no se ha realizado correctamente en algunos ordenadores.
La solución, siguiendo este blog, es la siguiente:


1. Desde la pantalla en negro, acceder al terminal
CTRL+ALT+F1

2. Crear los directorios /run y /run/lock
sudo su

mkdir /run
mkdir /run/lock


3. Mover los contenidos de /var/run a /run y de /var/lock a /run/lock

mv /var/run /run
mv /var/lock /run/lock


4. Eliminar los directorios /var/run y /var/lock

rm /var/run
rm /var/lock

     Tal como indicaba ese blog, a mi me dio un error y no me dejaba eliminarlos, asi que ejecuté


rm -rf /var/run
rm -rf /var/lock


     lo que como administrador siempre pone a uno algo "nervioso"


5. Se generan symlinks

ln -s /run /var/run
ln -s /run/lock /var/lock


6. Reiniciar

En un comentario de ese blog se indicaba la necesidad de ejecutar también
sudo rm /run/dbus/*
Sin embargo, en mi caso no fue necesario.

Después de aplicar como administrador en un terminal esos comandos pude por fin ver en el monitor el inicio de Ubuntu 11.10. Justo después se actualizó, eliminó un numero importante de paquetes de la versión anterior y ya me dejó instalar el gnome-shell y alguna que otra cosa. Ha sido más rápido que instalando de nuevo en limpio y además mantiene un determinado número de paquetes que si no deberíamos instalar de nuevo -el ejemplo más claro es el de synaptic-.

La suerte de que haya tantos ordenadores en el mundo es que todos los problemas que puedan pasarte le han pasado a otros, y por suerte mucha gente tiene la buena costumbre de contar al mundo las soluciones. Yo solo soy un mensajero de las soluciones encontradas por otros. Espero que os pueda ayudar.

lunes, 17 de octubre de 2011

Ubuntu 11.10. Primeras impresiones

En primer lugar, lo he instalado en mi Aspire One sin disco duro, sobre un lápiz USB Kingston HyperX de 8GB. Funciona razonablemente bien, aunque se nota la falta de recursos del Aspire. Solo dispone de 1,5GB de RAM, lo que se suma al resto de limitaciones del hardware y funciona algo lento. Sobre los demás equipos, estoy escribiendo esta entrada desde uno de los de sobremesa actualizados, que funciona perfectamente, sin ningún problema. Es la primera vez que una actualización de Ubuntu me ha funcionado sin dejar "secuelas" más o menos graves, pero siempre visibles. Sin embargo, otro equipo de sobremesa, el más moderno y potente, no ha quedado bien, y el sistema debe enviar la señal de vídeo en una resolución no admitida por el monitor, con lo que el arranque termina en una pantalla en negro;  no soy capaz de solucionarlo por ahora. Seguiré intentando solucionarlo; sino, lo instalo de limpio.
De forma general, y con solo un par de horas de uso, me agrada el nuevo Ubuntu. He detectado, como todos los demás, un cierto retraso en el arranque, pero por lo demás ha quedado mucho mejor que al anterior, al menos visualmente. Seguiremos probando.

viernes, 14 de octubre de 2011

Firefox

Como había prometido, aquí está Firefox, directamente desde el zoo de Madrid.
Ni la he comprimido, por que he aumentado mi cuota de Google Docs a 20 GB, con lo que ahora debería tener volumen de sobra. Esta visita lúdica al zoo ha tenido varios puntos positivos. En primer lugar, he visto al panda rojo, por que la otra vez, hace 7 años, estaba muy escondido; en segundo lugar, he comprobado la superioridad de la cámara que tengo ahora (Lumix TZ-10) sobre la Sony que tenía por aquel entonces. No es lo mismo sacar fotos con una cámara con un objetivo 35-105 que con esta que es 25-300; tanto en el gran angular supera a todos mis objetivos anteriores, incluidos los de las réflex (nunca tuve uno inferior a 28), como en el teleobjetivo, ya que tampoco en las réflex había tenido más de 300. Una segunda ventaja es el estabilizador de esta cámara, que hace que sea posible sacar fotos en cualquier situación sin usar el flash, y que salgan enfocadas. La tercera ventaja es el GPS, aunque como la uso de forma lúdica, y no profesional, hasta ahora no le he sacado partido. Para los curiosos que lean los metadatos, nuestro amigo Firefox fue fotografiado con una Lumix TZ-3, la cámara que tuve entre la Sony y la TZ-10. Es solo haber vaciado dos baterías en la TZ-10 y me quedaba la anterior para seguir haciendo fotos (son parecidas, pero no iguales, y la batería de la TZ-3 es unos milímetros más gruesa).
Como última reflexión, es curioso que destaque sobre esta visita a Firefox, en estos momentos en que me estoy pasando a Chrome. A pesar de lo que decía no hace mucho, cada día me gusta más el navegador de Google. Además, me resulta más fácil trabajar sobre los Google Docs y Picasa desde Chrome. Sigo recurriendo a Firefox por DownloadHelper y para algunas bajadas masivas de enlaces, fotos o ficheros, pero la navegación rutinaria ya la hago en Chrome. Esta visto que soy fácil de comvencer.
Y escribo esto desde un equipo que está actualizándose a 11.10; el segundo, aun no he comprobado el resultado final en el primero que comencé ayer. Debemos estar todos haciendo lo mismo, por que la bajada de los paquetes es muy lenta.

jueves, 13 de octubre de 2011

Problemas inalámbricos. Capítulo 3

y no será el último. A lo largo de estos días he intentado instalar Ubuntu 10.10 y 11.04, por si el problema era de drivers "antiguos", y por si las distribuciones nuevas podían solucionarlo. En ninguno de los casos pasé de una pantalla negra o violeta con la palabra Ubuntu en el medio durante varias horas. El problema esta bien descrito por Klaus Knopper en su consultorio de Linux Magazine nº 75; este ordenador no tiene suficiente RAM (768MB) para las nuevas distribuciones de Ubuntu, que exigen al menos 1GB (a lo mejor con la versión alternate podría, pero la suelo tener en un USB y este ordenador no arranca desde USB). Terminé instalando la 10.04.3, pero el ordenador, a pesar de detectar la inalámbrica, no llega a conectarse. Como hoy he instalado el 11.10 en mi Aspire, con un resultado bastante pobre, ya que funciona muy lentamente (he usado un USB Kingston HyperX de 8GB, bastante rápido), seguramente por las pocas "prestaciones" del netbook. Sin embargo he actualizado Debian en un SanDisk Titanium de 4GB, de menos prestaciones que el HyperX, y a pesar de ello funciona a toda velocidad. En resumen, cuando tenga un rato instalaré Debian (6.03, que acaba de actualizarse) en ese ordenador "anciano", a ver si soy capaz de hacerlo funcionar completamente. Con el 10.04.3 funciona, pero es un poco molesto tener que cruzar un pasillo con un cable Ethernet de 10 metros.
Además, he dejado un ordenador "actualizándose" directamente a 11.10. Contaré mis impresiones mañana; sí, mañana, por que cuando lo dejé aun le faltaban 700 paquetes de los 1714 que estaba bajando. En el Aspire no me ha dado tiempo ni de probar; solo he instalado el Synaptic, y para ello he tenido que recurrir al terminal, por que con el Centro de software me fue imposible.

lunes, 10 de octubre de 2011

Fiestas locales

Estos días se han estado celebrando las fiestas más importantes de la ciudad donde vivo. Como siempre he dicho, las fiestas de cualquier lugar son siempre interesantes para los de fuera, pero nunca para los habitantes habituales; te rompen la rutina, todo se hace incómodo. La solución, marcharse; y así hice. Ha sido una típica historia de provinciano en la capital. Siempre hay cosas interesantes en las capitales. Por ejemplo, he visto a Firefox (es decir, he visto de verdad a un panda rojo) en el zoo (prometo foto cuando las haya extraído de la cámara). Y si seguimos con la tecnología más avanzada, he podido comprarme unos pared de alpargatas, ya que en mi tierra, como llueve bastante, ya son difíciles de encontrar. Por si no se ha notado, no me llevé ningún ordenador; ni siquiera me llevé el móvil que tengo conectado a Internet, así que han sido unos días muy tranquilos y relajantes, sin prensa, ni radio, ni televisión (ya no la veo nunca), sin noticias, y ¡SIN FIESTAS!
Sigan mi consejo; si quiere fiestas, vaya a las de otro pueblo, nunca a las del suyo. Cuando se canse, se podrá ir. Que tocas las fiestas locales, si puede, MÁRCHESE.